Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Autor: | Posteado en Android Sin comentarios

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Analizamos el ZTE Blade V8, un equipo de variedad media que trata aspirar a algo más contando con rasgos diferenciales frente a sus competidores. Aunque con sus fallos, posee un potencial considerable.

Cuando pensamos en un teléfono chino, nos provienen a la cabeza Androides con especificaciones brutales a un valor casi irrisorio. No todo el planeta busca un equipo de este comercio que sea de la variedad media, sin embargo cuando se trata pueden surgir opciones harto interesantes. Un buen ejemplo de esta premisa es el ZTE Blade V8, un móvil con características de nivel intermedio sin embargo que trata (con algo de éxito) llegar más arriba con fragmentos como su pantalla, su diseño metalizado y el apartado fotográfico. Y como todo en la vida, posee ciertos fallos que no logramos dejar de lado si tenemos este Android® como opción de compra.

ZTE Blade V8

6,8
  • Pantalla de 5.2″
  • Snapdragon 430
  • Cámara de Doble 13 + 2 Mpx Mpx
  • Más especificaciones
PVP 265€
263,64€

Comprar

3,99€

Comprar

Nos gusta

  • Cámara
  • Pantalla
  • Materiales
No nos gusta

  • Software
  • Batería

zte

ZTE, la firma china ya dio la sorpresa con dispositivos especiales y con cosas suficiente atrayentes en su haber. Ya vimos más de cerca el ZTE Axon 7, y pese a que este Blade V8 no se acerca demasiado a su pariente mayor, sorprende bastante. Además, parte con un precio bastante competitivo vendiéndose como uno de los teléfonos con doble cámara más accesibles del mercado. ¿Estará a la altura de la variedad media? Lo comprobamos.

Características del ZTE Blade V8

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Como en todos nuestros análisis, repasamos detenidamente el hardware que monta este ZTE Blade V8 y le da vida:

  • Pantalla IPS de 5’2 pulgadas con resolución FullHD (1080p) y cristal 2.5D.
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 430 con una CPU Cortex-A53 Octa-core con una rapidez de reloj máxima de 1’4 Ghz.
  • GPU: Adreno 505.
  • 2GB de memoria RAM.
  • 32GB de memoria interna ampliables con tarjetas micro-SD de hasta 512GB.
  • Batería de 2730 mAh con puerto micro-USB, nada de tipo C.
  • Cámara trasera de 13MP con flash Oled y HDR junto a otra cámara dual de 2MP con capacidad de grabación de vídeo a 1080, con diversos efectos vía software.
  • Cámara delantera de 13MP.
  • Lector de huellas en la parte delantera y capacidad Dual-SIM o micro-SD más SIM.
  • Medidas: 148 x 71.5 x 7.7 mm
  • Peso: 142g
  • Android 7.0 Nougat con capa personalizada propia, llamada MiFavour.
  • Colores: Gris, dorado y rosa metalizado.

Diseño: Típico por delante, singular por detrás

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

 

Al ser un teléfono chino, varios nos podríamos imaginar muchos diseños en los que este ZTE se podría haber “inspirado”. Y ha sucedido una cosa suficiente curiosa que en cierta parte le da un toque distintivo al terminal. Por delante, posee un aspecto bastante típico y sobrio, pero por detrás la cosa cambia y bastante. Este ZTE Blade V8 se caracteriza por un acabado metalizado y resistente con una curvatura suave en la parte trasera que le aporta mucha ergonomía y agarre, coronando su parte trasera con una cámara dual de la que ya hablaremos. Una línea estilizada y algo original, sin matarse a innovar en exceso.

Por delante tiene el aspecto de varios otros dispositivos, por detrás es un ZTE Blade V8 completo

En la parte delantera tenemos, aparte del ya hablado típico diseño, unas cuantas cosas llamativas. Para empezar, tenemos tres botones en el marco inferior, 2 hápticos iluminados por 2 leds azules (curioso) y por un botón físico central que hace las veces de lector de huellas. Además de unos marcos laterales suficiente obtenidos y suavizados con su cristal 2.5D, en el marco superior tenemos el micrófono, los distintos sensores característicos, un Oled de alertas demasiado a la izquierda y habituales y una cámara delantera de 13 megapíxeles. Remarco esto porque tenemos una pegatina que recorre la lente que lo deja bien claro: 13 megapíxeles. Un detalle a mi parecer innecesario.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

En la parte de abajo tenemos un micrófono, un puerto micro-USB estándar (algo lógico) y un altavoz, el cuál tiene mucho de lo que hablar. Ya os adelantamos que no es ni de lejos un ZTE Axon 7, el cuál tiene un sonido excepcional. Pero contextualizando, el sonido de este Blade V8 no tiene nada que envidiarle, contando con la tecnología Dolby Atmos. En la parte de arriba tenemos la conexión del jack de 3.5 mm, y un micrófono de cancelación de ruido.

En el lateral izquierdo no tenemos nada, y en la parte derecha tenemos los botones de volumen y de desbloqueo. Debo recalcar la buena construcción de estos. Un buen recorrido, con una pulsación resistente y recia y el grabado del botón de bloqueo lo hace tener un tacto muy agradable. Además, en la parte de los botones de dominio de volumen tenemos también una especie de hundimiento que le añade una sensación extra a cuando subimos y bajamos el volumen. Muy bien por parte de ZTE.

El metal le sienta de lujo al ZTE Blade V8, dándole un tacto muy suave y cómodo

Este teléfono tiene un aguante especial a prueba de la suciedad. En todo el tiempo que lo he usado y con el calor que hace, no se ha ensuciado en exceso y el color dorado champagne que decora nuestra unidad no se ha visto mancillado. Al tener este teléfono bordes metalizados, me asusté. Cuando tuve el OnePlus X dejaba sus bordes asquerosos y me ha pasado con todos los teléfonos que han pasado por mis manos. Este ZTE aguanta de sobra.

Rendimiento: No está mal

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

2GB de RAM, Snapdragon 430… Bueno, no está mal. Como siempre, no podemos exigirle de más a este dispositivo, puesto que con videojuegos suficiente pesados como Asphalt o N.O.V.A la bajada de frames es sonora. Pero no tendremos ningún dilema con las actividades básicas del día a día y el rendimiento de estas será inclusive fluido y estable. Realmente es una delicia pensar en el hecho de que un procesador de variedad media pueda aguantar un buen rendimiento diario, demostrando que la potencia no está sólo reservada a los enormes del sector telefónico. Sus ocho núcleos ayudan al rendimiento en general y acompañan sobremanera al buen funcionamiento y consumo energético del sistema.

Aunque aquí entramos en el punto para mí más negativo del que adolece este ZTE. El apartado del software, logramos mencionar que es… suficiente mejorable. Aunque es meritorio el que partamos con Android 7.0 Nougat de base, corre por encima una capa de personalización llamada MiFavour en su versión 4.2. Personalmente soy suficiente amante de las líneas de diseño de Android stock, y el dilema que tengo con MiFavour es que es una capa muy personalizada, muy diferente, con varias apps preinstaladas y con multiples opciones suficiente poco útiles de cara al usuario. Sí, va estupendamente bien, sin embargo no es realmente algo que me entre por los ojos. Y más teniendo un Nexus.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Realmente, estéticamente no es tan mala y afortunadamente no lastra el funcionamiento del teléfono como otras capas. Pero son ciertos detalles los que no me acaban de convencer. Para empezar, la grande suma de apps preinstaladas en el metodo que no podrias desinstalar de ninguna forma y que ocupan espacio, como Instagram o Facebook (además de algún que otro juego). Aparte, tiene varias programas clásicas tipo “navaja suiza” que están ahí, y es preocupante la cantidad de permisos que solicitan. Para empezar, ha habido varias apps que no podía utilizar por negarme a que accedieran a mi teléfono y podrian crear llamadas. Hablamos de apps como la cámara, por ejemplo.

No sólo tiene bloatware, sino que MiFlavour dista mucho de ser completamente útil al final del día

Por otra parte tampoco hablamos con box de aplicaciones, algo completamente agusto del usuario. Pero el dilema llega cuando nos damos cuenta de la distribución de ciertas interfaces. Por ejemplo, en los ajustes generales del dispositivo, para llegar a opciones tan faciles como la batería o el archivamiento debemos pasar por varios menús alojados de forma ilógica, entorpeciendo la venida a ellos. Por ejemplo, para ir a los ajustes del teclado acabas descubriendo que varios de estos ajustes están en un apartado llamado Ajustes avanzados”. ¿Qué es esto? Navegar por la interfaz de MiFavour consiste en poseer 1° una curva de aprendizale a lo MIUI. Desde luego, si no te gustan este tipo de capas, puede que debas suceder obligatoriamente por las ROMS.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Como mención especial, incluiré en este tirón de orejas a la firma china al lector de huellas. No sirve mal realmente, sin embargo desconozco por qué, los primeros minutos de uso han sido nefastos. De cada diez pulsaciones, me desbloqueaba positivamente el equipo unas 2 o 3. Por no mencionar que en los ajustes iniciales, terminar el paso de registrar la huella era extenso y tedioso. Por supuesto, al cabo de los días sirve completamente bien y no tiene nada que envidiar al Nexus® Imprint de mi 5X, sin embargo sin saber el motivo, al origen fue algo muy desalentador.

Pantalla y multimedia: Una IPS sorprendente

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

De las 2 tecnologías predominantes en lo que respecta a pantalla se refiere, me quedo con las AMOLED. Su saturación de colores y sus negros puros simplemente me enamoran considerablemente. Y pese a que creo que las pantallas IPS tienen una preferible nitidez, sus colores más apagados no suelen convencerme. En esto, debo mencionar que la pantalla del ZTE Blade V8 me ha pegado un tortazo en la cara. Sin desconfianza es uno de sus puntos fuertes, llegando a gustarme incluso más que varias AMOLED que he visto en su día. Y creedme, he visto muchas.

Un brillo y una visibilidad muy vivaces, un contraste que despierta curiosidad… La pantalla de este V8 sin desconfianza no es una de las mejores del comercio ni mucho menos, pero sorprende. Muchas de las veces que alguien me ha visto usarlo y se lo he enseñado, una de las primeras cosas que suele mencionar la masa de su pantalla FullHD es: Qué bien se ve ¿no? Atrae miradas, y eso es varias veces clave a la hora de presumir de smartphone.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Sí, los marcos podrían estar preferible aprovechados y a veces puede que se note algo más de lo debido esos marcos negros que rodean la pantalla, sin embargo son fragmentos menores que permanecen algo postergados cuando ves una lista o un vídeo a toda potencia. Podemos, como no podía ser de otra manera, convertir los ajustes de saturación de color de la pantalla mediante software para ponerlo a gusto, por lo que realmente disfrutarás con la pantalla de este Blade V8. Sorprende, y para bien.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

¿Qué tal el sonido? Bien, conociendo un poquito a ZTE sabremos que en este campo están un paso por delante de la competencia, por lo menos en la mayoría de las ocasiones. El audio del ZTE Axon siete es de lo mejorcito junto al HTC® diez que ha habido en Android, y por ello lo 1° que hice fue poner a prueba a este pequeño para verificar al nivel en el que se encontraba. ¿Resultados? No, no es un Axon 7. Pero casi.

Nítido, determinado y con mucha potencia. Así logramos definir el sonido que obtenemos por el altavoz del Blade V8. Comparándolo con su pariente mayor, se queda un paso por detrás sin dejar de ser genial en todos los sentidos. Y comparándolo con la grande mayoría de moviles de su categoría, logramos definirlo como casi maravilloso. Además, con cascos la destreza mejora considerablemente gracias a su tecnología de Dolby Atmos preinstalda, la cuál endulza el sonido y lo ecualiza de una forma más que eficiente.

Batería: No andes muy lejos del cargador…

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

En este punto no nos alargaremos, puesto que hay poco que contar. Este ZTE Blade V8 cuenta con 2730 mAh sin ningún tipo de carga rápida. ¿Cómo se comporta? Pues lo esperado para este tipo de amperaje y de dispositivo, nada más. Será difícil que superes el umbral de las tres o tres horas y media de pantalla, y si lo achuchas un poco, preferible será que tengas el cargador cerca. La autonomía con este equipo no es excelsa, sino más bien justita pero sin ser un drama. No te frustrarás con la batería de este ZTE Blade, sin embargo tendrás que encariñarte más de lo esperado tanto con tu cargador, como con tu batería portátil. Tenlo en cuenta, porque si la batería es algo prioritario para ti, puede que este móvil no sea para ti.

En lo que respecta a la carga, no hay problema. Tardaremos entre una hora y media y 2 en cargar vuestro Blade completamente, nada dramático. Sería genial por supuesto que tuviéramos el nuevo estándar de USB® Tipo C, sin embargo se entiende y perdona por el valor y la variedad a la que van dirigidos este teléfono chino.

Cámaras: Cuidadito, que se llega arriba

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Seguro que varios de ustedes ya habéis atinado con el punto fuerte de este Blade V8: sus cámaras. Y cuando digo “cámaras”, remarco lo de que esté en plural. En la parte delantera, tenemos un sensor de 13MP (con la pegatinita de las narices) y en la parte trasera una cámara doble. Concretamente, 2 sensores de 13MP y de 2MP, respectivamente. Tenemos grabación a vídeo hasta 1080p y HDR, por lo que se espera suficiente de las cámaras de este terminal. Y por supuesto, volvemos a contextualizar. ¿Es la cámara de un XZ Premium? No, por supuesto. ¿Es una cámara decente? Vaya que sí.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Esto se resume así: por este rango de precios puede que tengas una de las mejores cámaras que puedas comprarte. La fotografía con este ZTE es una destreza tremendamente satisfactoria, sacando instantáneas de calidad inclusive en condiciones algo fastidiosas. Realmente a veces no entiendo cómo lo hace: hagas lo que hagas, casi seguro te saldrá una toma genial. El nivel de detalle es apabullante, mezclado con la efectiva falta de ruido y sobrada nitidez que notamos desde el 1° minuto de uso.  Tenemos unas imagenes con un buen angular y con buenos niveles de brillo, completamente configurables desde su modo manual.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Sorprende el hecho de que el desenfoque de la cámara funcione mejor que el propio efecto bokeh. Por supuesto, tenemos distintos modos para poder juguetear en las opciones y tenemos desde un modo tutorial para actualizar cualquier aspecto que quieras a tu gusto hasta inclusive modos 3D para juguetear con las gafas de realidad virtual que te provienen en la caja. Aunque aún no he obtenido ponerla en marcha, el cartón es mi enemigo. ¿Y qué tal se comporta este ZTE Blade V8 con el resultado bokeh de desenfoque? Pues… Lo intenta. Ahora entenderéis por qué.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Bueno, ahí lo tenéis. El resultado bokeh, al tratarse de un resultado claramente sacado vía software, produce que al mirarlo detenidamente se note el procesado de la propia foto. Digamos que lo trata porque cuando hace el efecto, se notan las trazas que ha hecho la cámara alrededor de la silueta primordial para lograr excluirla del desenfoque, y no lo obtiene de forma excesivamente eficiente. Es alentador pensar que esto se podría corregir mediante actualizaciones, sin embargo no es algo determinante. Por el resto, las imagenes salen particularmente bien, y consigues muy buenas tomas. Incluso en el selfie. También os presentaremos cómo se ha comportado por la noche este ZTE.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Se ve claramente que cuando cae la noche, vuestro ZTE Blade V8 sufre más de lo esperado. Realmente sorprende, porque por el día la cámara se comporta de una forma casi excelsa, y con la noche nos hallamos una suma de ruido suficiente prominente. El nivel de detalle que conseguíamos en horas diurnas brilla por su ausencia, y pese a que no es un error enorme, difícilmente sacarás buenas fotografías de noche. Es una pena, sin embargo se le perdona por el valor y por la variedad en la que se encuentra. En cierta parte, me lo esperaba.

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Sí, se notan los 13 megapíxeles de la cámara trasera. Tenemos un selfie de categoría y que va a poder competir de tú a tú con los más influencers del lugar. Quizás echo de menos un flash LED delantero, pese a que creo que el hecho de que no lo hayan implementado es suficiente lógico. No tendremos apuros en sacarnos imagenes propias con buena calidad, lo cuál se agradece en estos tiempos en los que las redes sociales cobran especial importancia. Os dejamo un link a la galería de Flickr para que podáis percibir todas las fotografías que se han hecho con este ZTE Blade V8.

Aquí una selección de imagenes hechas con el ZTE Blade V8

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Y hablando de la aplicación de cámara, logramos mencionar que pese a que estéticamente no está mal, no es la más cómoda del mundo. Su interfaz es algo liosa y hay veces que te confundes con los modos. Es minimalista sin embargo algo complicada, inclusive para tomar una imagen con el enfoque puesto debes crear unos cuantos gestos. No tiene una curva de aprendizaje tan bestia como la tendrían otras aplicaciones, sin embargo no es fácil acostumbrarse a ella.

Conclusión

Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más

Tras unos días con el ZTE Blade V8, he conseguido llegar a la conclusión que es un teléfono muy completo por el valor que posee. Tiene sus carencias como cualquier móvil, sin embargo se nota que este Android® es una declaración de intenciones de la firma china, que quiere posicionarse en todos los sectores que pueda sin dejar de diferenciarse del resto de sus competidores. Por poco más de 200 euros tenemos un móvil con un apartado multimedia sobresaliente. Y realmente quiero ponerle una buena nota, porque se lo merece. Pero hay cosas que me echan para atrás.

Es una pena que el tema del software sea un punto negativo. Es una capa completa, sin embargo algo falta de lógica y con suficientes cosas que pulir. Además, el número de apps preinstaladas ya es preocupante, sin embargo este sentimiento crece al visualizar la cantidad de permisos que se nos requiere. Además, hay otras opciones del mismo comercio que por un valor similar ofrecen bastante más, sin que esto nos haga pensar que este Blade V8 es un mal teléfono. Es una opción de compra más que plausible, sin embargo antes de adquirirlo se tienen que tener ciertas cosas claras. Y eso es algo que lastra en varias ocasiones.

Si ZTE juega bien sus cartas y mejora estos fallos con la venida del futurible ZTE Blade V9, podremos verla crecer como es debido. Está genial que tengamos algo de originalidad en Android, y junto a la personalidad que derrocha.

 

 

La entrada Análisis del ZTE Blade V8: cuando aspiras a ser algo más muestra 1° en El Androide Libre.


El Androide Libre


Agradecimientos al autor original de la noticia, (fuente más arriba).

Truco del día para Android

También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario